Estamos dolidos.

 images-2

Estamos dolidos.

 

            Primeramente un espaldarazo a la corte Norteamericana, por esa contundente y extraordinaria sentencia y sobre todo a los narcos pertenecientes al estado venezolano, queremos ofrecer nuestras más sentidas palabras de alegría en vista de lo ocurrido ayer en su contra. Sabemos que esa noche no hubo baile para celebrar las desgracias que comúnmente en grato gesto, nos muestra la pareja invasora de Miraflores, toda vez que ocurre alguna desgracia. Pero en esta oportunidad les tocó guardar el baile para otra ocasión, pues no tuvieron la osadía de expresarlo a su acostumbrada manera. En verdad este dolor que sentimos no ha hecho reflexionar por ustedes, que este tipo de sentencia bañada de la realidad verdadera, la cual no son capaces de ver los tribunales venezolanos, menos los fiscales, el contralor y el defensor del puesto. Ayer el mundo queriendo recordarles que están actuando fuera de las leyes en Venezuela y muy especialmente fuera de ella, queriendo llevar la basura de la droga hacia el exterior, porque han convertido al estado de Venezuela en su guarida y no es posible que se permita,  la multiplicación externa, como lo vienen haciendo en nuestro territorio, sin amo y mucho menos ley. Dormimos un poco descansados a pesar de no olvidar la miseria y hambre, la misma que nos tienen obligados a soportar. Pues vemos como corren a ofrecer ayuda a la isla y regalar parte de lo poco que nos queda, sin primero pensar  en nuestras necesidades, que son muchas. Vista de que nos encontramos en total abandono y no exageramos, pues aquel venezolano gordo y rechoncho ha desaparecido en revolución para el mundo. Ahora nos encontramos con la mirada perdida hacia el cielo buscado donde se encuentran los precio de los alimentos y logremos aterrizarlos con nuestra inocente mirada.

            Pero para no seguir alejándonos del asunto que nos embarga,  como lo es la sentencia que hizo posible que comiéramos dulce de lechosa imaginario, una vez mimetizando al muerto supremo, creador de toda esta pútrida ignominia que nos acompaña,  la cual no pudo ver  y disfrutar  como nosotros de su legado en vida, cada vez que lograba un triunfo, y  si así no lo fuera, pues el violo todos los derechos y maltrato tanto a Venezuela, que era capaz de celebrar a gritos y con fiestas, los repetidos abusos y las inusitadas sentencias, que obligaba fabricar en los laboratorio de sus tribunales experimentales. Los que hoy continúan bajo el yugo incipiente de bozales de arepa que cubren sus ignominias, y que les obliga y manipula complicadamente para seguir y mantener este modelo delincuente, que no soporta una evaluación real que no los lleve a la cárcel, en vista de las continuas penas y muertes a las que ha llevado a la población de Venezuela,  misma que soporta los vejámenes en su territorio, invadidos de extranjeros, los que en combinación con las fuerzas de seguridad todas del estado, han hecho de nuestro país el antro pernicioso y despreciable de Latinoamérica, donde se protege a todo aquel que de alguna manera usa la libre determinación de los pueblos, convenientemente a su favor, para seguir delinquiendo y promulgando en nombre de una revolución sus fechorías; entonces ayer quedó demostrado hasta dónde ha llegado su basura ideológica, la cual fue capaz de otorgar pasaporte diplomático a su familia, para que llevara droga y un trozo de revolución de un lado a otro del mundo, y de esta manera lograra proteger las valijas repletas, que son y será el símbolo más representativo de sus actos llevados por el orbe, lo cual ya no será posible con estos dos Narcos sobrinos, unos de los mejores regalos que suelen hacer, ya no les será posible, tal vez vista esta sentencia y muchas más que esperamos en un tiempo prudente, nos sean otorgadas desde exterior, ya que en nuestro país solo pudimos disfrutarla por los medios , las que se pueden colar en revolución y nos causó mucho dolor al ver como la familia invasora y presidencial, en su baile acostumbrado ayer no nos deleito, cuando suceden estas celebraciones, extrañados estuvimos los venezolanos de su ritmo connotado. Pensado que por primera vez les tocó guardar el palenque hasta otro día. Bueno sin más que decirle que sentimos mucha pena, pues vimos a los sobrinos cuando comenzaban los actos en franca demostración de alegría hasta ayer, que con mirada perdida, escuchaban las primera palabras que los condenaban ante el mundo, por sus delitos de narcotráfico. Entonces nos dijimos: ¡Cuando veas las barbas de tus sobrinos arder! Pon las tuyas en remojo. Muchas gracias. DaniVeras.    

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s