Construir bloques de opresión.

img_0462copia2

Construir bloques de opresión.

            Así comenzamos diciendo a todos aquellos que a través de estos años han venido haciendo el piso del comunismo en Venezuela. Los que convocan marchas y masas sin sentido, hasta llegar a crear ese falso ambiente de que nada podemos hacer para desligarnos de esta real dictadura. En la medida que esta sociedad  viene disminuyendo el ánimo para poder confrontar a quienes por imposición han sometido al ciudadano, y tener que soportar este asfixiante sistema que solo ha traído esa falta de aliento, para los que en su atmósfera irrespirable vivimos.

        En el momento en que se ha venido ejerciendo acciones equivocadas y desacertadas maniobras, hacia los comunistas, el ciudadano venido a menos en sus fuerzas y ve cada día más apocadas, víctima de un lenguaje tardío y displicente en cada uno de los dirigentes  que lo representa. Pareciera y si no estás de acuerdo no les importa. Que ellos van de la mano pegando bloques donde se sostiene la dictadura, pues cada vez que se les ocurre algo que innecesariamente sea un objetivo que lime la esperanza, osan a transmitirlo y hacerlo así no conduzca a nada. Sin saber que el tamaño de sus desaciertos, vienen fortaleciendo la dictadura, hasta el punto que ya estamos obligados en firme sentencia, de que no debemos ni siquiera abrir la boca o protestar a los dictámenes, emanados por los tribunales del régimen comunista. Lo que les falta es que nos envíen a la cárcel para que nos demos cuenta de que los espacios están cada día más cerrados, y entonces la costumbre a vivir con la cerviz arqueada, toda vez que hablan los delincuentes a favor del proyecto del dictador, los escuchemos sin decirles nada, porque su palabra es ley y nosotros ovejas pertenecientes al corral experimental de su hacienda. Para luchar contra una dictadura se debe tener firmeza, no se puede uno sentar con quien no ha dado muestra de querer resolver el conflicto de ilegalidad simplemente, por no respetar la constitución. Es un estado fallido y delincuente, no está en nosotros enderezar el proyecto que se ha desviado de la carta magna. Y cada vez que vamos y nos sentamos con los violadores de las leyes, estamos disminuyendo la confianza que la gente pone en la dirigencia, la que tanta veces ha fallado. Pues cuando el régimen se le va la mano en contra de los derechos, viene alguno mal informado a encender la llama que luego apaga, porque todo este tiempo ha sido un cohabitado más, que vive bajo las normas y leyes del galimatías comunista. Tanto así que han tenido que aprender a vivir con la boca cerrada por miedo, luego de que gritan a los cuatro viento que vamos a tumbarlos, ya que en su afán encendido de los ánimos solo se esconde durante todos estos años como zapo con los ojos en la horizontal del agua.

             Ellos han sido y no se dan cuenta,  cemento que cubre las bases donde se asienta esta dictadura. Nos parece inaceptable que esa dirigencia no pueda mantener su palabra,  siempre por alguna u otra razón justificable,  y no para un ciudadano que muere de hambre y al acoso de la delincuencia. Y tengamos que soportar hasta lo más insignificante que pueda remediar, la angustia que amerita la emergencia de no poder ni siquiera vivir en su estado tranquilo, un pedido mínimo exigente o tal vez eso sea nada. Porque ni el uno, menos el otro son capaces de proporcionar paz al ciudadano. Uno por un lado en su experimento comunista y el otro que le sigue el juego, como si fuera su igual y se sientan todos estos años, dándose la mano en señal de que  son astillas del mismo palo, incrustadas en la carne del ciudadano, el cual no soporta otra punzada más que lo conmine a seguir luchando y acompañado a dirigentes traidores de su misma palabra. Y para terminar pues hemos sido repetidores todos estos  años de estas constantes fallas que no conducen a nada, pues un llamado a rebelión sin resultados, es engañar  a un ciudadano que confía su vida en un líder equivocado. Seamos nosotros nuestros líderes y si nos vuelven a llamar, escojamos nosotros el camino que deseamos. Salir de la dictadura es lo que queremos, no aprender a vivir con ella. Luchemos acertadamente por reconstruir con seriedad la República de Venezuela.  Muchas gracias. DaniVeras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s