Los 28 Mineros del Estado Bolívar.

9b5e3c23201c499fb8c94515eb3a267b_XL

Los 28 Mineros del Estado Bolívar.

 

            Son consecuencia del estado delincuente en el que nos encontramos, la respuesta del régimen a sus acólitos y a la ciudadanía terminan siendo peor que la enfermedad., le das a los militares matando a los ciudadanos, régimen oprobioso. No existen excusas de ninguna índole jurídica ni racional para que continúes masacrando con balas y hambre a Venezuela; eres es el amo del descontento nacional y cada vez que buscas presionar alguna de tus oscuras actuaciones, se te ha desbordado la corrupción por las costuras, pues has hecho tantos delitos que ya ni con el TSJ del PSUVE, has podido remendar a Venezuela, buscando tapar todos los delitos que propicia el comunismo. Nos estamos muriendo con el régimen porque ante su afán de mantearse en Miraflores, lleva a los ciudadanos a pasar por el cedazo que carga la corrupción. Hoy para ser atendido en un Hospital es necesario gritar el nombre del mortadelo más falso de la historia de los sanguinarios que pudo conocer el mundo, el Atila Latinoamericano. Para los que aun siguen creyendo en el régimen justifican cada una de sus actuaciones con excusa fantasiosas, así como le atribuyen al valiente del museo militar hecho un asco, que por cierto ningún oficial de la época quiso ponerle las esposas sin que antes se bañara. La celebración de su aniversario, para seguir practicando sus ritos, riega el estado de Venezuela con sangre de los ciudadanos; bajo la mirada de unos abyectos representantes de la ley, que consideran más el dinero que la dignidad de su investidura. Como siempre no habrá respuesta porque los delincuentes se encuentran dentro del estado.

            Venezuela se ve ante la imperiosa acción de tomar el estado por la fuerza, en vista de que es imposible buscar justificación racional humana, de que los ciudadanos, son muertos por las balas o sigilosos seguidores de la secta, porque el estado asesino niega las medicinas a los pacientes. No hay ni ninguna razón de tipo política y humana, para seguir alimentando a los delincuentes del estado, todas vez que seguimos soportando esta espada de Damocles que nos dio el destino por castigo. Cuando nunca quisimos oír cuando se nos decía que el comunismo se aprovecha de las fallas que propugna la democracia, alimentando a la ciudadanía que la lucha se conquistan, acabar con el estado y matando a quienes no piensan igual que ellos.

         Hoy debemos dar una gran felicitación a este pueblo que ha soportado las balas y la maldad manteniéndose vivo, más vivo que nunca y más fuerte, opuesto a los delincuentes de la nación, que se niegan a entregar el estado, temerosos de que la verdadera justicia los lleve a prisión, algo que será inevitable, fueron los años oscuros de una Venezuela que signo el camino de la democracia en Latinoamérica por mucho tiempo, y que nos deja el triste ejemplo de que cuando una democracia se equivoca, viene detrás de sí la arrogancia y muerte de los delincuentes socialistas, que piensan que su vida la maneja el estado y es el responsable de su fracaso. Quede para la historia de nuestro triste pasado escrita con la sangre que en estos últimos tiempos se ha derramado, la de los inocentes; a manos de un ejército sin victorias ni glorias, capaz de juzgar a los cuídanos por los males que promueven sus más espurias actuaciones, los mismo que han empuñado las armas una y otra vez, contra una ciudadanía desarmada que lo uno que exige es que se respeten sus decisiones democráticas, que ya es tiempo que se termino la inútil guerra en la que ha muerto mucha gente, sin que la justicia verdadera ocupe su puesto, misma que se ha visto empañada a través de todos estos años en los que ha hecho tanta falta. Porque en los tiempos de injusticia es cuando se añoran los tiempos buenos.  

                Pedimos al mundo no juzguen al pueblo venezolano, víctima de un ejército delincuente, que ha sido capaz de tocar las fibras más honorables de su formación, para entregarse a la golfa del narcotráfico, que lo ha llevado a cumplir favores, que a la larga, llegando la claridad de esta oscura noche serán juzgado, desde el cielo y la tierra, por cada una de sus vilezas, que fueron en contra de un pueblo que tanto los admiraba y hoy sintiendo tanto desprecio, por el que lleva un uniforme verde oliva, que insulta el escudo y la bandera que portan en sus vestimentas manchadas por las cloacas de la delincuencia, que dinamito sus espacios de respeto hacia  la patria que los vio nacer Venezuela.

                Los hermanos mineros que ya no están con nosotros, son la consecuencia de un régimen que entrega cada uno de sus espacios, a un ejército convertido en mercenarios que no sacia su apetito voraz en contra de su propia tierra, sin medir la sentencia que los lleva inevitable a la cárcel. Paz para sus familiares de parte de toda Venezuela.          

 

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s