La descripción del espacio y las sensaciones.

La descripción del espacio y las sensaciones.

 

       Comenzar con un titulo y en espera que se entrelace con lo que decimos, seguros de que en algún instante hallaremos ese espacio que nos permita seguir el cuento, la conversación. ¿Cuántas veces no hemos pensado que la improvisación no es buena? En lo referente al tema del cuento, la novela. Porque suele adquirir matices que no deseamos para nuestro libro, pasa algo como que no existe entre lo que leemos y escribimos, una relación de lo que queremos ver y como nos hace sentir, cuando dentro de la palabra no hay esa pasión humana que las haga comprender, identificar y además de entender, ese creemos que es el don de escribir. Poder compenetrarse con la gente que lo está leyendo, logrando esa afinidad con lo que se describe, donde la gente pueda imaginar lo que se viene diciendo y como dicen algunos, si se describe el frío o el calor, que se sienta en la piel entera.

            Es inocente que luego de empezar algún proyecto, él se irá desunificando de nosotros para conseguir de alguna manera su independencia a pesar, de que fue creado por nosotros, cuando esto sucede es que, no supimos en algún instante de las descripciones, conseguir la palabra correcta que nos haga convencer que es la adecuada, escribir es como armar un puente, con sus niveles, con sus medidas justas que le sirvan de apoyo, como en un todo capaz de sostener el peso y lo que se dicen con la mayor discreción, parsimonia y fortaleza. Nada pudiera decir que es nuevo, pero debemos buscar bajo la mirada de la experiencia y  tiempo,  esa oportunidad que nos da la misma vida de poder describirla, con ese don que tienen los seres humanos para decir lo que en su momento se debe, sin gestos y sin oscuridad poder señalar el camino menos sinuoso, el menos difícil, he allí algo sumamente importan las dificultades para avanzar son particularidades de la persona, son esa detención que se presenta cuando no nos hacemos de una buena formación, que nos haga ver originales dentro del vasto mundo literario; que nos identifique dentro del entorno.

            Haciendo que la gente sepa que no es un conjunto de palabras rebuscada, en las que nos apoyamos que son de alguna manera, frases utilizadas por  muchos hombres, que pretenden dejar su huella. Para que el mundo describa su camino engordando su ego, haciéndonos pensar que somos la lumbrera que se debe seguir. Pues no, nosotros que somos parte de ese todo que es el mundo y venimos hacer como esa parte que une los medio necesarios, para que esa palabra sea entendida, comprender en sí mismos que no somos, el punto donde comienzan las líneas de iniciación literarias, en fin la descripción.

No es que estoy en contra de la improvisación, tampoco creo que algún ser humano sea capaz de conservar guardada tanta información, para luego vaciarla en unas páginas y transfórmala en libro, si habrá un poco de eso magia, lazo que tiene el mismo componente de dónde provino la primera idea. De esta manera, cuando releemos nuestros párrafos no sintamos que queda mucho por corregir lo que ya está hecho, tal vez  es que nuestro estilo se diferencia del de muchos, llevando marcada con la palabra y el verbo implícitos sus diferencias. Por eso con madurez debemos comprender como si fuera nacida de nuestras entrañas la creación, como el hijo que vamos modelando en cada etapa de su desarrollo en este caso, el principio de la descripción es fundamental, para lograr que cada espacio del jardín este colocado en su lugar,  como deseamos que se vea esa imagen que queremos fijar en el alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s