El enano mental

        Rara vez se le ve caminando entre la gente, se discurre como el agua entre los rincones oscuros oprobiosos, es tan licencioso que mimetiza la bondad y la rectitud en sus actuaciones, viene a pasos sigilosos y nadie nota que es un pérfido estafador. Le tildan de cobarde con pistola, hace como el que se esconde cuando comete una de sus fechorías; todo lo mueve, lo encadena, de su vida un jugador de ajedrez mal formado, pasa por encima del orden buscando siempre cobrar una deuda.

        Que él esta desquiciado sí, es un animal furioso y herido que no consigue como esconder cada una de sus malicias; no es astuto. En este momento cuando la vista se detiene en detalles de sus malas jugadas, las menos magistrales, que son producto de un silencio temeroso que socava las verdaderas acusaciones. La soga en la que se balanceaba se ha mellado, no los aguanta, está por romperse,  él enano y ellos lo saben. El tiempo se termina para los que juegan con el destino avieso, para aquellos que pisotea sin pensar que un día ese mismo martillo clavara sus ataúdes, los acusará con la misma fuerza, terminaran siendo jugados por sus propias leyes; las que forzaron y empujaron sin miramiento, sin conciencia del bien. Nadie creyó que ellos estaban haciendo sus hoyos profundos.

Cuando venían excavando y no miraban a donde se lanzaban la tierra, esta terminó cayendo sobre su mismo cuerpo; enterrándolos, cubriéndolos,  quisieron escapar y ya no pudieron, pues su cuerpo yace bajo la tierra, producto del desenfrenado afán de conseguir un tesoro que los condujo al pecado; sus mentes estaban ciegas y sus razonamientos equivocados, tras la persecución y maldición de la fortuna. El enano mandaba, insultaba, solo quería el terreno despejados para que sus pasos fueran borrados, quemaron la casa, quemaron la yerba y no contó el pronunciar de los muertos. Ayer se vio parte de su fuego, el que aun sigue incendiando. Es su naturaleza si no quema con su verbo, lo hace con la candela.

        El odio cansa y termina destruyendo a quien lo anima, al que lo propaga, era el combustible de un pensamiento que terminó cuando los resultados fueron equívocos. Nadie puede creer que matando se perpetua un pensamiento y así lo creyeron, pensaron tapar los huesos y construir cimientos, seria una solución con el olvido, que solo trajo más penas, que produjo lagrimas y más dolor. Es difícil reconstruir la historia sin nombrar los muertos. Los bailes, las fiestas era el pisotear de los cuerpos y en sus copas libaban la sangre pútrida de los delitos.

         Pena para algunos que piensan, que son buenos, no lo son, son el resultado de una conducta asesina y enana; son hijos de la mala hiedra, del veneno que terminaron bebiendo. No estarán derrotados hasta que no vean la sindéresis de los pueblos y la justicia haciéndose presente en una sola voz que les diga corruptos-ladrones-asesinos. Mientras ellos vean la debilidad de la justicia, seguirán gritando y maltratando, son enanos nacidos de la injusticia, saben bien que son libres,  porque no conocen la sentencia, que fueron perdonados por el abominable hecho  matar a los seres humanos inocentes y lo seguirá haciendo.

          Saben sembrar, saben cosechar, pues lo han aprendido con el tiempo; como colocar piezas estratégicas, porque nadie los está viendo, algunos dicen que los ayuda su estatura, su minúscula sombra, donde se encuentran pasan desapercibidos, porque es su don, son unos señores respetables, que juega con las leyes, las diseñan, sus mayores creaciones,  el silencio. A veces nos decimos ¿Cuándo duraran las bocas cerradas? ¿Cuánto soportaran el peso? El peso de la muerte, de la violada justicia. “No debe haber peor condena para los seres humanos que son capaces de callar la siega justicia” ni siquiera con su muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s