Somos los amos de nuestro destino, somos los capitanes de nuestra alma.

        Conseguir la explicación para mucha gente con desanimo de porque esta situación tan caótica en la que se encuentra nuestro país no es fácil, pero tampoco difícil de explicar. Es como cuando usted quiere meter un cuadrado en un triangulo, para los entendidos, o cuando usted busca soluciones dentro de la gente que usurpa el país, buscando alternativas con los no quieren.

Venezuela tiene mucha gente valiosa y a demás de gente preparada para conducir al país hacia el crecimiento de la población, que aspira una mejor situación económica; El país tiene suficiente riqueza en sus suelos y una ubicación geográfica clave en el hemisferio para lograr ese avance hacia la prosperidad esperada por sus habitantes. Primer caso de un país petrolero a nivel mundial en situación de casi hambruna, que logro está mal llamada revolución.

         No podemos abandonarnos en lo que no deseamos, tenemos que saber que somos del tamaño de la situación en la que estamos ahora, y sabemos todos absolutamente, que con menos se puede se puede salir adelante, cuando un país lo quiere, hasta el extremos de pensar que somos capaces de transformar la piedra en oro si es posible por nuestro bienestar. Al flojo se le moja la casa, siempre lo decimos y los venezolanos no lo somos, buscamos la alternativa para la vida que deseamos. Los problemas siempre estarán y no hay nada más que nos llene de orgullo a los seres humanos que poder solventarlos, estamos hechos para eso.

Querer convencer a una población de que el país está en banca rota nos pone capciosos, en cuando a querer saber a dónde se ha ido nuestra riqueza y a donde se  sigue yendo, que ningún país con el potencial parecido al nuestro esté pasando por esta crisis tan nefasta en este tiempo. Es inaceptable tanta mediocridad de parte de los impuestos por el organismo electoral y judicial, lleven ellos al país a  niveles tan bajos de producción y enajenación de sus bienes, con la escusa de una guerra económica que ni ellos mismo se lo creen, cuando la nombran. Pues, a ellos se les ve disfrutando y riéndose en medio de la ruina nacional.

         Estamos dispuestos a tomar las riendas del país en vista de que los políticos venezolanos, jamás estuvieron a la altura de las circunstancias en la que nos han colocado desde hace muchos años; muchos ofrecimientos, muchas promesas que jamás cumplieron, los de la cuarta y de la quinta. Prácticamente el resultado ha sido que la sociedad venezolana este pasando por su peor momento y desintegración, al no conseguir salida viable y en calma,  no se logro ese consenso que nos sacaría del atolladero y repetimos los mismo vicios del pasado, es la verdad.

         Para nosotros la verdadera razón de este incordio a sido el socialismos empeñado, de hacer creer a la gente que merece algo sin trabajar, que tiene derecho sobre la propiedad que nunca en su vida a heredado, que existe una igualdad de la que solo gozan los que están en el poder, se ve a cada rato.

No se puede ocultar el sol con un dedo, y menos quebrar a un país rico, la envidia siempre existió y hoy se manifiestas en las altas esferas de poder con mayor frecuencia, los nuevos rico hoy en Venezuela son los que castigaban e insultaban la falta de atención con los más necesitados; ahora ellos viviendo como ricos en las mansiones de la República, con discursos vacíos, con ropas nuevas y relojes costosos, que no logran disimular su desprecio por la gente pobre. No se puede criticar la pobreza del pasado y la mala situación, cuando se toma whisky y se anda en lujos, se han mudado para el este y llevan a sus hijos fuera del país, para que no prueben un poco de sopa revolucionaria.

          Los únicos que estamos gozando el trago amargo del socialismo somos los pobres, este peso ya no es sostenible por las familias, es duro y hasta hipócrita decir que esperemos otro tiempo a que vengan las soluciones, son muchos años y los cimientos en los que descansará nuestra esperanza esta corroídos por la corrupción generalizada. Hagamos a un lado la gente que no supo encausar al país y comencemos de nuevo, que más nos queda, siendo sinceros con la gente, que se robaron el dinero de la nación y debemos seguir adelante, porque somos los amos de nuestro destino, somos los capitanes de nuestra alma.

1 comentario en “Somos los amos de nuestro destino, somos los capitanes de nuestra alma.”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s