Un sistema Feudal.

El correr de los tiempos nos señala de las actuaciones que sean de bien para unos y de mal para otros, y si así no fueran señaladas igualmente los resultados equívocos se reflejan. Ser amo de la verdad es imposible para muchos mortales, subestimar a un conglomerado es muy grave y a la vez, no sabemos quienes están viviendo bien y quienes mal, porque la gente no expresa la inconformidad  a menos de que sea empujado groseramente a hacer lo que inútilmente les parecen; como estarse en una ocupación constante que no traerá ningún beneficio de evolución. Algunos individuos les cuesta darse cuenta de sus errores y adonde los llevaran en un futuro cercano; solo se dejan llevar por una corriente social sin dirección armoniosa ni segura. Viendo esta situación alienante, nos conducirá a la muerte o a devorarnos entre nosotros mismo. Que no mejoraran las condiciones es verdad mientras exista este tipo de pensamiento obcecado y obtuso, que no elucubra más que  no sea en el mismo. Un egolatra en potencia se ha desarrollado sin control, ese mismo que no ve hasta donde fue capaz de llegar lo permisivo que fue, con el que dicta. Tanto así que puso la vida en una ruleta que gira a sabiendas de que la masa contiene un solo proyectil, y hasta allí nos dure la vida. En una suerte del destino, que por obras y acciones del mismo universo, aun no nos a tocado. Pero sospechamos que en este espacio donde estamos más temprano que tarde nos veremos envueltos por una sabana blanca. Salir fuera de nuestras casas se ha convertido en un acto de valentía y hasta de suerte, regresar es una alegría y hasta llega un momento en que nos olvidamos, que afuera la vida poco vale; que nos podemos entretener en evasivos movimientos que nos perpetúen la vida y que cada día es un milagro que se cumpla. No hay motivos para pensar que alguno de los que dicta no quiera esta situación, porque vemos que en otros países esto no está pasando. Si las mentiras nos las devela el tiempo, las develan los resultados. Hoy estamos padeciendo una situación asfixiante y sobrevivimos ante la arremetida delincuente de un feudalismo y sus secuaces: Le llamamos feudalismos por que los privilegios y riquezas están repartidos entre los amos de tierras y el poder, mientras los vasallos que nos creemos con derechos, de estos no gozamos. Que algún derecho de palabra en alguna asamblea para no decirnos que estamos a sus órdenes y mandatos, disimulando la pisada de las almas, así se comportan los amos del poder; haciéndose pasar como expertos en todos los temas donde a cada rato queda demostrado lo mediocres y adulantes que son, sin importar que sus palabras o conceptos muestren alguna racionalidad a favor del país; el mismo que han tomado para sí, vendiéndolo a otras naciones y usufructuado individualmente sus riquezas, hasta en muchos casos perderlas por la decidía con las que han sido tratadas en estos últimos años de hecatombe nacional. Los verdaderos dueños del país estamos sentidos y muy desvirtuados en cuanto a la dirección a la que nos está llevando la nada, con miedo racionalizamos los días por venir y los único que podemos ver es mucha necesidad que nos toca padecer. Y que tanto a los pocos que les queda algo, como los que no tenemos nada, pasaremos mucha hambre mientras ellos estén. Los feudales no les importar que la población entera este caminando la vida sin rumbo y que este conseguir de la nada los lleve a algún lugar ¿Quiénes son los que pueden durar horas enteras en un lugar a la espera de que lleguen los alimentos? O como siempre nos preguntamos ¿Cuándo terminara esta guerra? Que es mucho más larga que la pacífica, sin que soltara un solo disparo pero duro trescientos treinta cinco años. Esta lleva veinticinco años desde que apareció tumbando puertas de instituciones queriendo asesinar al presidente, sin que a esto se le vea el final. No protegen a la nación, la guerra es contra sus mismos hermanos y menos se le ve algún asomo de paz. Porque todos los días estalla algún acontecimiento propios de los feudales o de la naturaleza que nos viene a visitar, como avisándonos que todo lo que se ha destruido y desmoronado durante estos años, jamás volverá a levantarse. Entonces para concluir nos decimos de que maneras simples o complicadas tendrán estas situaciones un final, que no nos asoman para nada en sus años reconstrucción del país. Les podemos asegurar que matando a la gente como lo están haciendo no tendrán suficientes acólitos para la levantar lo que se proponen, sobre los huesos y los cadáveres de los individuos que nos desvivimos por esta tierra, que nunca y jamás podrán quitarnos la rebeldía de aceptarles un sistema que mata al pueblo desde sus inicios y que se confabula con regalías para multiplicar su voz mentirosa de una democracia igualitaria, que de eso no tiene nada. Muchas gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s