#18JL MHO: “La mitad de los chavistas está en contra de Maduro”

MHO: “La mitad de los chavistas está en contra de Maduro”

Ante la agudización de la crisis económica en Venezuela, Nicolás Maduro debería convocar elecciones anticipadas, asegura Miguel Henrique Otero, editor del diario El Nacional.

Maduro contribuye a la olla de presión y a que en cualquier momento se produzca una ruptura (…) una explosión social, un golpe militar, una rebelión.Lo mejor para Venezuela es que haya una salida concertada electoral a corto plazo”, dijo en entrevista con REFORMA el periodista, quien asegura que el actual Gobierno es insostenible.

“Es un régimen que no tiene cómo justificar lo que ha hecho y lo que está pasando. Ya no tienen argumentos. Chávez tenía un argumento: mejorar las condiciones de vida de los sectores populares. Hoy en día no pueden decir eso, no pueden demostrar ni que es un régimen emancipador ni que mejoraron los sectores de vida de los sectores populares. Regresaron a lo de antes.

“La mitad de los chavistas está en contra del Gobierno (de Maduro)”, sentencia Henrique Otero, quien en mayo pasado fue demandado por difamación por el líder de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, por reproducir en El Nacional una nota del diario español ABC en la que vinculan al líder del legislativo con el narcotráfico.

Henrique Otero defiende el periodismo independiente, valora algunos de los triunfos del chavismo y también es crítico con la Oposición, aunque considera que el Gobierno actual es represivo, que utiliza el miedo y el terror para sostenerse, que la alta inseguridad del país y la corrupción son políticas de Estado y que la justicia es controlada por el Ejecutivo.

¿Qué pasó con los jóvenes? En 2014 protagonizaron varias protestas, pero este año no se han visto… ¿Los callaron?Uno de los elementos más importantes del régimen ha sido el miedo y el terror. El desarrollo de lo represivo ha generado un miedo muy grande en los jóvenes y en la gente. Yo creo que ahí hay elementos cubanos que asesoran a las fuerzas represivas venezolanas.

La protesta (de estudiantes) está congelada gracias al miedo. Sin embargo, sí hay muchas protestas en el país, todos los días y de toda índole. Y el tema del desabastecimiento, las colas y el racionamiento de las cédulas ha generado violencia en los supermercados y saqueos. Hay enojo.

¿El Ejército sufre los mismos problemas?

Las Fuerzas Armadas viven igual que el resto de los venezolanos. Todos los oficiales, sus esposas e hijos, sufren las consecuencias de la inseguridad personal, hacen las mismas colas, tienen los mismos problemas de desabastecimiento. Los hijos y familiares sufren la misma represión. Uno va a la proveeduría militar y están igual que los supermercados, no hay nada (de enseres). Ni en Cuba pasaba eso.

(Sin embargo, también) hay un sector militar que ha sido premiado y tiene cargos públicos. Para mí, la corrupción es una política de Estado. El nivel de inestabilidad de Venezuela pasa por la gente y por las Fuerzas Armadas. Es un modelo que colapsó, que no están dispuesto a cambiar. El Gobierno está secuestrado por el radicalismo

¿Cómo vislumbra a Venezuela en 2016, después de las elecciones legislativas del 6 de diciembre?

Con una agudización de la crisis. El desabastecimiento, la inflación, la inseguridad y el nivel de protesta y rechazo al Gobierno de la gente aumentan. Eso puede tener consecuencia para las elecciones parlamentarias y que la gente vote contra el Gobierno, pero eso no cambia gran cosa.

A menos de que Maduro recapacite y haga una elección presidencial adelantada. Lo mejor para Venezuela es que haya una salida concertada electoral a corto plazo.

Antes, además, es que era muy claro el antagonismo entre el chavismo y la Oposición, era un país dividido 50/50. Siempre era así, la mitad era chavista y la mitad era antichavista. Ahora no, ahora es una mayoría aplastante la que está en contra del Gobierno.

Ya no pueden decir que en Venezuela hay un antagonismo, un choque permanente de dos países. No. Eso ya no existe.

¿Es factible que la Oposición gane la mayoría en la Asamblea?

La Oposición ha logrado unirse para estas elecciones y la popularidad del Gobierno ha bajado hasta un 20 por ciento. Para que el Gobierno gane se tendría que hacer un mega fraude.

El problema es que el nivel de irregularidad en las elecciones es muy alto y la Oposición no tiene la fuerza para obligar al Gobierno a corregir muchas cosas. Por ejemplo, la cuestión mediática: la desaparición de la libertad de expresión en Venezuela. El 95 por ciento de los medios está en manos del Estado y son manejados como órganos de propaganda. La Oposición no tiene espacio para presentar sus propuestas.

El registro electoral permanente, que es donde está la identificación de la gente, no la auditan ni permiten la auditoría, una situación totalmente irregular.

Además, cuatro de los cinco rectores que manejan el Consejo Nacional Electoral son del Gobierno. Los empleados y testigos que manejan las mesas de votación a nivel nacional son militantes del Gobierno.

Todo el aparato electoral oficial está hecho para hacer trampa.

De cualquier manera, ¿qué le falta a la Oposición venezolana?

Unirse en un foco opositor contundente. La Oposición se une en plataformas electorales, pero no se une en estrategias opositoras para cambiar al país. Como sucedió en Chile o España.

Las diferencias de los opositores venezolanos son solamente personales, no ideológicas. (El problema) es que no se unen en una acción concertada. Les gana el protagonismo.

¿Qué pasa con el papel-periódico en Venezuela? Hace un año dijeron que ya se les iba a acabar el insumo, pero siguen circulando…

Hay 12 periódicos del continente que nos han prestado papel. Hemos podido imprimir el periódico en año y medio gracias a esa solidaridad internacional.

¿Está garantizado entonces el papel por más tiempo?

No. Ésas son soluciones puntuales. Hay que resolver. No podemos vivir eternamente del papel prestado. Tenemos que buscar fórmulas.

¿Cuál es la situación de los medios en su país?

Los medios en Venezuela están sujetos a una cosa llamada hegemonía comunicacional, que es la desaparición del periódico independiente. Con ello, el Gobierno ha logrado silenciar a la mayoría de los medios con legislaciones, con represión administrativa, judicial y física. En Venezuela quedan pocos medios que se puedan llamar independientes y El Nacional es el más importante, como periódico.

¿Qué hay de la demanda de difamación?

Eso me agarró afuera del país. Yo decidí denunciar mi caso en distintos países con medios que se sensibilizan por esto, denunciar el tema de los derechos humanos y de libertad de expresión. He estado durante dos meses en este trabajo (de denuncia). Pero muy probablemente yo regrese, podría ser la próxima semana, no sé, porque hay un periódico que tengo que manejar.

Aunque corro el riesgo de que me abran otro procedimiento. La presidenta del Tribunal Supremo dijo que Cabello era inocente y que quien lo atacara iba contra la patria… Uno no sabe y una demanda de traición a la patria es una sentencia de 30 años.

Lo que sí es cierto es que nosotros sólo publicamos la información que publicó otro periódico (ABC) y la reprodujeron otros 80 diarios. La información no decía que Cabello era narcotraficante, sino que se había abierto una investigación. En ningún país del mundo ningún juez normal, apegado al Estado de Derecho, aceptaría una demanda de difamación con esos elementos.

¿Cómo queda Venezuela con el anuncio del restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos? ¿A qué aspira ante este escenario?
Yo creo que Maduro quedó en ridículo con lo de Cuba. Los cubanos negociaron esta apertura con Estados Unidos durante mucho tiempo, con el Gobierno de Canadá y El Vaticano como intermediarios. Maduro se enteró por la prensa.

Eso, en un caso normal, no importaría, pero en nuestro caso sí porque nosotros dependemos de Cuba en muchas cosas. Cuba controla áreas estratégicas en Venezuela de mucha importancia: aduanas, inteligencia, empresas nacionalizadas, las notarías…

Nosotros seguimos financiando a Cuba con 100 mil barriles diarios de petróleo. Pero antes era financiar el socialismo, ahora será financiar el capitalismo porque Cuba cambió. Es un poco raro cómo lo explican ellos internamente… Que ellos tengan el mismo discurso antiimperialista y socialista radical, que los cubanos controlen todas esas áreas estratégicas en Venezuela y que Cuba haya dado el vuelco que ha dado, dejó a Venezuela solo. Eso va a traer cambios, pero no sabemos cuáles. Maduro está atrapado por el radicalismo.

¿Qué esperan de México?
Lo que todos los demócratas esperan: que se sensibilicen por el caso de Venezuela, que nos ayuden a nivel internacional, que presionen al régimen para que permita salidas democráticas equilibradas, no fraudulentas. Que los procesos de concientización a nivel internacional de todos estos demócratas del mundo vayan en una misma dirección, que se hable y se discuta el tema de Venezuela.

Todo eso es muy importante porque ya es un régimen que no tiene cómo justificar lo que ha hecho y lo que está pasando. Ya no tienen argumentos. Chávez tenía un argumento: mejorar las condiciones de vida de los sectores populares. Hoy en día no pueden decir eso, no pueden demostrar ni que es un régimen emancipador ni que mejoraron los sectores de vida de los sectores populares. Regresaron a lo de antes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s